Contáctanos

23 octubre, 2020

Italia vota en plena segunda ola del virus

El país celebra elecciones en seis regiones y un referéndum sobre el recorte de escaños en Parlamento y Senado.

Baja participación en las primeras elecciones que Italia celebra tras la pandemia, que deciden entre este domingo y mañana lunes los gobiernos de siete regiones y si el país respalda en referéndum el recorte de un tercio de escaños parlamentarios.

Según datos del Ministerio del Interior, sólo el 30% de ciudadanos habían ejercido este domingo su derecho de sufragio a media tarde, en plena segunda ola del virus. Como consecuencia, ni hubo colas ni las personas que acudieron a votar tardaron mucho en hacerlo, pese al protocolo que obligaba a desinfectarse las manos al acceder al interior del colegio.

Los colegios se abrieron en el típico horario italiano: de siete de la mañana a once de la noche. Mañana lunes se podrá seguir votando desde las siete a las tres de la tarde, y sólo a partir de entonces se conocerán los sondeos a pie de urna. A lo largo de la tarde se publicarán los resultados definitivos, que darán a conocer si los 46 millones de italianos llamados a las urnas respaldan la reforma impulsada por el Movimiento Cinco Estrellas para reducir el número de diputados de los 945 actuales a 600 en la próxima legislatura (400 en la Cámara de los Diputados y 200 en el Senado).

El miedo a la Covid-19 no sólo se apoderó de los votantes. También los inspectores y los presidentes de los centros de votación renunciaron masivamente en todo el país. La ciudad de Milán hizo un llamamiento el sábado a través de las redes sociales para reemplazar a 100 presidentes de colegios. Muchos de ellos estaban preocupados por que cada votante, al depositar la papeleta en la urna, tiene que quitarse la mascarilla para identificarse correctamente. Solo 1.820 electores confinados en casa debido al coronavirus pidieron el voto a distancia. Era el caso del ex jefe del Gobierno italiano Silvio Berlusconi, que se contagió pero fue dado de alta del hospital hace unos días. En Roma, el hospital Spallanzani, un centro insignia contra el coronavirus, instaló un colegio electoral en su interior. El establecimiento cuenta con 93 pacientes positivos por la Covid-19, de los cuales 10 están ingresados en cuidados intensivos. El sábado, el país registró 1.628 nuevos casos y 24 muertes.

El Gobierno no oculta que Italia ya se encuentra en medio de una segunda ola del virus. En dos tercios de los casos el contagio se transmite dentro de las familias, de los jóvenes a los más mayores, lo que ha hecho subir la edad promedio de las personas infectadas en las últimas semanas. Para Massimo Galli, especialista en enfermedades infecciosas en Milán, la celebración de estas elecciones, aplazadas varias veces, es “una locura”, informa Afp.

Además del referéndum nacional para la reforma política de las Cámaras, seis regiones (más de 20 millones de habitantes) eligen a sus presidentes. En tres de ellas, una posible victoria de la derecha sería una bofetada para el Gobierno de Giuseppe Conte, una coalición formada hace un año entre el M5S y el Partido Demócrata, de centroizquierda. La coalición compuesta por la Liga de Matteo Salvini (extrema derecha), Hermanos de Italia (FDI) de Giorgia Meloni (extrema derecha) y Forza Italia (derecha) de Silvio Berlusconi se presenta unida en todas las regiones y puede resultar muy beneficiada por los resultados según se intuye en las encuestas.

Aunque todos los focos están puestos en Toscana, un bastión de izquierda que puede cambiar de color por primera vez en cinco décadas. De hecho, el líder de la Liga Norte Matteo Salvini ha centrado sus esfuerzos de campaña en movilizar el voto: “El partido está en juego. La izquierda ha cometido un error de apreciación, pensaba que ya había ganado y que en Toscana la gente nunca miraría hacia adelante”, dijo recientemente, informa Efe. Una septima región, el Valle de Aosta, renueva sus consejeros regionales, implicados en una investigación por infiltración mafiosa de la ‘Ndrangheta (mafia calabresa) en las elecciones regionales de 2018.